20 formas de ahorrar viajando

20 formas de ahorrar viajando

Nos hallamos ante la operación salida de las vacaciones de agosto, la mayor desbandada del año, en España se mueve casi el 40% de la población en este próximo mes. Suponemos que eso mismo sucederá en otros muchos países y queremos daros algunos trucos para conseguir ahorraros algo de dinero que podáis invertir en otras cosas.

Hemos estado buscando las mejores formas y aquí os las transmito con mucha ilusión de que os sea de utilidad:

1.- Vuelos – Elegir un vuelo con escalas te ahorra una pasta

Aunque parezca una obviedad que haya muchas opciones de vuelos baratos, hacer una escala de más puede abaratar aún más el billete. Si disponemos de bastante tiempo, no importa hacer una escala de ocho horas para abaratar el vuelo, como le pasó a una amiga hace unos días volando hasta Moscú. Se ahorró cerca de 200€ por esa escala un pelín dilatada.

2.- No hacer muchas visitas caras

Hay ciudades que tienen muchas cosas que ver, pero tienen unos precios desorbitados. Por eso, es preferible seleccionar entre las visitas las que nos parezcan más interesantes y no hacerlas todas. Así, no nos dejaremos el sueldo en las visitas culturales y de paso podemos ver otras cosas menos típicas pero seguro que igual de apasionantes.

Por ejemplo, en París, se puede ver  Notre Dame, pero no subir a la Torre Eiffel, y en cambio acudir a otras zonas más “populares”, como la Plaza de Aligre, viviendo así también otro París, el de los vinos, el ambiente matutino y las ostras callejeras.

3.- Argentina. Preferible viajar en avión a autobús

Confirmamos que en Argentina con sus largas distancias si compras los billetes de avión con tiempo seguro que obtendrás mejores precios que comprando un billete de bus. Comprando los billetes de avión con unos 3 meses de antelación  nos ahorraremos unos 50 euros cada uno. Verdad absoluta.

4.- Comprar en supermercados y cocinar

Hay destinos en los que comer es bastante barato, como en Tailandia, Camboya, Malasia … Y en otros donde resulta bastante caro, como es el caso de Japón. Este punto se puede salvar de una manera muy fácil y cómoda. Alojándote en hostels que dispongan de cocina donde poder guardar y cocinar en la sala común. Se puede hacer esto en algunos países como por ejemplo en Chile, Argentina o Hong Kong.

5.- Tarjeta de crédito/débito con la comisión más baja

Otro clásico en viajes largos (y no tan largos) es el tema de qué hacer con el dinero. Cajeros automáticos hay en casi todos los rincones del mundo, están muy generalizados y suponen la manera más segura de tener dinero según las necesidades. El problema viene con las comisiones bancarias, pues pueden llegar alcanzar los 8 euros por transacción según la entidad.

Lo que resulta más rentable es abrir una cuenta en EVO Banco. Ofrecen una tarjeta de crédito que te permite sacar dinero 4 veces al mes en cualquier cajero automático del mundo sin cobrar comisión alguna. Queda claro la cantidad de dinero que puedes llegar a ahorrar, ¿verdad?

6.- Comida – Llevar comida desde España

Otro buen truco si viajo a un país caro es llevarme embutido de España y comer de bocata, al menos los primeros días.

Puede parecer un poco cutrillo, pero se ahorra mucho dinero y si hace buen tiempo, es también una buena forma de seguir viviendo la ciudad y no parar demasiado tiempo en el camino. Eso sí: tiene la parte mala de no poder disfrutar de la gastronomía local.

7.- Tarjetas de fidelización

Otro truco que utilizamos desde hace unos años es hacernos con las tarjetas de fidelización de las compañías aéreas. Son tarjetas en las que vas acumulando puntos que, con el tiempo, se canjean en vuelos o descuentos en vuelos.

8.- Housesitting

La de quedarse una temporada cuidando casas y mascotas es una manera genial de viajar que te permite ‘descansar’ un poco de la ruta, de trabajar online (si es el caso), de ahorrar al 100% los gastos de alojamiento y de vivir un lugar desde dentro: te sentirás lugareño más que turista.

9.- Alojamiento gratis

Está muy de moda el Couchsurfing: Quédate a dormir en casa de uno de los lugareños. Es un trueque cultural, cada caso es diferente, pero recibirás los mejores consejos sobre dónde ir, qué comer, lugares donde los turistas no llegan porque sólo la gente que vive en la ciudad conoce, etc. A cambio tú le darás lo mejor de ti: puede ser organizar una cena típica de tu país (y tú cocinas por supuesto), enseñarle tu lengua en el caso de que la persona esté interesada, o simplemente regalarle la mejor sonrisa cada mañana.

10.- Transporte en Trenes

Sé que muchas veces preferimos viajar sin plan, pero para trayectos largos >500km en algunos países es conveniente comprar billetes con antelación. Así si viajas a Noruega el billete de tren puede salir 80% más barato si se compra con más de 3 semanas de antelación (pagamos 20€ por un billete que costaba 100€). Si viajas por Ucrania, con antelación podrás elegir mejor asiento.
También recomiendo reservar billetes en la página oficial de ferrocarriles del país y en el idioma local utilizando el traductor de Google. Un billete de ferrocarriles rusos te cuesta el doble si reservas en castellano. En otros países nos encontramos que la información sobre promociones o descuentos sólo se encuentra en el idioma local.

11.- Equipaje

Olvídate de maletas, si eres viajero low-cost lo tuyo es una mochila. Las mochilas casi nunca se revisan, en más de 30 viajes con RYR nunca nos las han medido, ya que saben que al final entrarán en la jaula. Pero mejor que estés informado: antes de comprar tu mochila revisa las medidas de las compañías que vuelas regularmente para que las partes rígidas no superen el límite, generalmente de 55*40cm. Lo mejor es una mochila extensible, así si viajas con RYR y llevas 2 bultos, al llegar al destino puedes extender la mochila y guardarlo todo dentro.

12.- Trabajar a cambio de alojamiento

Nuestro mejor truco para ahorrar viajando es trabajar unas horillas a cambio de alojamiento y manutención (conocido como wooffing). Aunque empezó en granjas, se ha extendido a todo tipo de actividades y trabajos. Además es una manera genial de conocer la cultura y forma de vida local.

13.- Volar a ciudades cercanas a tu destino

Un truco muy bueno es volar a ciudades cercanas a tu destino, donde por lo que sea el vuelo es más barato (porque hay más vuelos, por promoción…). Por ejemplo si vas a Viena, vuela mejor a Bratislava que los precios están tirados. Así verás 2 ciudades en lugar de una, y llegar de Bratislava a Viena por tierra es muy fácil y barato.

En general comparamos los precios de los vuelos en varios buscadores (Skyscanner, Kayak…) y después los compramos en la web de las propias compañías aéreas, dan mejores condiciones! Otra cosa que también funciona es dividir el vuelo en varios trayectos, haciendo escala y comprando los trayectos por separado puedes ahorrarte una buena cantidad.

14.- Reserva alojamientos sin coste por cancelación

Para ahorrar en alojamiento intentamos trazarnos una posible ruta del viaje y reservar alojamientos que puedan cancelarse sin coste a través de plataformas online. Cuanto más tiempo antes del viaje, más barato sale. Luego, si cambias de ruta, puedes cancelar hasta 1 ó 2 días antes.

15.- Evita los taxis

Sobre todo de los aeropuertos hasta el centro de las ciudades intentad siempre coger el transporte público. Las carreras de taxis son caras (sobre todo en Europa) así que el taxi es siempre nuestra última opción. A no ser que no dispongamos de transporte público, no lo cogeremos nunca.

16.- Aplicación Maps.me

El primero de todo es la aplicación de móvil de maps.me. Una aplicación muy sencilla de usar, y que funciona offline. Con esta aplicación sabemos siempre dónde estamos y es fácil moverse allá donde estés, desde la gran ciudad hasta en la montaña.

Una de las ventajas de esta aplicación está en que no sólo te será útil para localizar los sitios sino también para calcular distancias, con lo que en todos los países en los que hay que negociar el precio del transporte, ya sea tuktuk o taxi, será más difícil que te timen con el precio o te lleven por otro sitio para hacer la carrera más larga, y por tanto más cara. En cuanto les enseñas el mapa con las distancias ya no se atreven a llevarte por donde no es.

17.- Leer blogs de viajes

Otro de los grandes consejos que doy siempre cuando me dicen “¿y tú como te has enterado de eso, o como supiste llegar allí pagando tan poco?” Bueno la verdad es que no es ningún secreto, todo está ya escrito y está muy trillado, lo único que hay que hacer es leer muchos blogs. Probablemente los que estén leyendo este post sean gente que suele hacerlo, pero es que realmente es lo que más ayuda al planificar un viaje, a ahorrarte un montón de tiempo y dinero gracias a que la gente explica sus experiencias y vivencias de como ir a los sitios, precios que se suelen pagar (importante cuando estás en países en los que todo se regatea) y también a veces para evitar timos y disgustos.

18.- Viajar en furgoneta

Eso nos permite no tener que hacer gasto en hoteles. También nos podemos librar de gastar en restaurantes, ya que tenemos nevera y cocina, y nos encanta cocinar y comer en la furgo. Aunque hayamos tenido que hacer la inversión en la furgoneta, ésta también es nuestro vehículo de diario, no tenemos otro, así que es un gasto que tenemos más que amortizado.

19.- Viajar en las fechas menos concurridas

Evitar viajar en julio y agosto (septiembre es el mes preferido para las vacaciones veraniegas), huir de la Semana Santa, la Navidad y los puentes. Cuando busquemos vuelos para escapadas de cuatro días, intentemos no irnos en sábado ni volver en domingo. ¡Una escapada de jueves a martes puede salirte mucho más barata que una de viernes a domingo! Para eso, claro, el trabajo te lo tiene que permitir, que es lo que nos pasa a nosotros.

20.- Márcate un presupuesto diario.

Para nosotros la clave para no gastar más de aquello que no queremos gastar es asignarse un presupuesto diario. Es fácil y no tiene ningún secreto. Tu te asignas X y cuando ya no te queda dinero no puedes hacer nada más! Pero yo quiero una cerveza más… ya, lo sabemos, no es fácil cumplir con un presupuesto diario y más si ese presupuesto es justito pero oye, nadie dijo que viajar fuera fácil ¿no? Además piensa que cuanto menos gastes más tiempo podrás estar viviendo experiencias inolvidables y eso sí que no tiene precio.

Espero que os hayan parecido prácticos

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »