Filosofía, Psicologia, Relaciones de pareja

El Sentido del Humor en la Pareja. Más importante de lo que parece

Reír con nuestra pareja establece y fortalece los lazos afectivos. Se crea un momento de complicidad y comunicación que no se logra en ninguna otra situación. De hecho, aquellas personas con las que hemos compartido un momento de risa sincera son las que mejor recordamos.

Muchas personas aseguran buscar esos momentos de risa con su pareja y de hecho es algo que tratamos de fomentar cuando conocemos a alguien, buscamos hacerle reír, reírnos y hacer actividades de ocio que nos ayuden a reír juntos. A veces con el tiempo estos momentos de risa sincera se van reduciendo, es ahí cuando empiezan los problemas.

Fomentar la risa en pareja ayuda a eliminar tensiones, fortalecer los lazos afectivos, desinhibirse y mejorar la comunicación y la intimidad.

Ver alguna comedia juntos, ir al teatro, a un monólogo, hacer deporte o asistir a algún taller de risoterapia que se celebre en tu ciudad son grandes ideas para abrir la puerta la risa, una  vez abierta se multiplican los momentos de buen humor. La risa es adictiva y siempre buscamos repetirla.

Para empezar, al sonreír hacemos que la otra persona se sienta especial, o nos lo haga sentir con este sencillo gesto. Es decir, reír nos hace más atractivos. Una pareja que ríe junta tiene un buen pronóstico en cuanto a duración y calidad, y cuando alguien es capaz de hacernos reír de verdad tendrá muchos puntos ganados a su favor.

En las primeras fases, cuando se quiere conocer a alguien, o se están tanteando las probabilidades de éxito, es recomendable que practiques con frases que no sean ofensivas ni comprometidas. Hoy en día existen en las librerías libros y manuales enteros dedicados a ello. Echa un vistazo y elige unos cuantos, con los que más te identifiques. Luego dedícate simplemente a analizar el efecto que causan cuando los dices. De momento, no pretendas ir más allá de observar lo que ocurre.

Más adelante, cuando sepas lo que pasa cuando entras de una determinada manera y las reacciones que provocas, éstas te servirán como pie para poder continuar una conversación y saber si una persona te interesa como para ir mas adelante con ella.Incluso a medida que te vayas sintiendo mejor con tus pautas de abordaje, podrás dedicarle tiempo a los momentos previos, a esos en los que se inicia la aproximación.

¿Te has fijado alguna vez en lo que tú haces, como te mueves, cuál es tu expresión corporal, tu mirada? Prueba a jugar con ello. A veces, buena forma de entrar es mirar a la otra persona y comunicarle a través de gestos inofensivos y naturales lo bien que está, o lo bien que ha hecho algo. Si se da la vuelta, en vez de hundirnos en la miseria, haremos otra intentona con alguien distinto hasta que depuremos nuestro estilo y nos aseguremos de que al menos obtenemos una respuesta simpática.

Tener el sentido del humor trabajado permite reavivar la chispa o mantener el misterio cuando sea necesario, como parte de un juego, que facilita que las relaciones se prolonguen, se renueven, se revivifiquen y se disfruten aunque sea durante muchos años después. La risa es uno de los relajantes naturales por excelencia: moviliza tantos músculos y con tanta intensidad que equivale a un buen rato de ejercicio y masajea los órganos internos. Reír quema calorías y mejora el estado de ánimo.

Cuando uno está de buen humor tiene más capacidad para disfrutar de los placeres de la vida, y uno de los placeres de la vida es el Amor. Las parejas que saben regalarse buenos momentos en los que los dos se divierten y se ríen juntos suelen ser más cercanas y se sienten más a gusto. Cada día suele estar lleno de situaciones que pueden provocar la risa, o nosotros podemos encontrar su lado divertido. Compartir estas historias con nuestra pareja es un buen ejercicio que hará que nos apetezca más estar con el otro.

Desde luego, siempre es mucho mejor que estar hablando de problemas o de cosas negativas.

A las personas con sentido del humor les atribuimos ciertas características de la personalidad, y nos transmiten la sensación de no hundirse fácilmente ante los problemas; de saber relativizar y dar importancia a lo que realmente la tiene; de ser capaces de disfrutar y de ver el lado positivo de cada momento; o de mirar al futuro con optimismo e ilusión.

Con vistas a formar pareja, todo lo anterior garantiza el éxito. Reír implica jugar, y cuando dos personas juegan la relación se hace fácil, siempre que el juego signifique disfrutar, no necesariamente ganar, pues entonces se transforma en una burda competición. Si eres de los que han aprendido que el Amor se relaciona con drama, tristeza, sufrimiento o sometimiento, ya puedes ir desterrando esas ideas.

Reírse de las tragedias prefabricadas, reírse de los problemas, reírse de los complejos, reírse de las imperfecciones y reírse de las virtudes; reírse con la pareja desde el desayuno hasta la cena, desde el éxtasis del amor hasta la mirada más tierna. Amar es un arte, y con humor es un placer.

 

Load More Related Articles
Load More By Myren Gonzalez
Load More In Filosofía

Check Also

5 Claves Para Tener Confianza En Ti Mismo

La confianza en uno mismo no es una ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »