Psicologia, Relaciones sociales

¿Sois personas confiables?

La confianza es un valor fundamental para el crecimiento personal, así como una cualidad en las personas que pretender tener relaciones sociales y laborales exitosas; no obstante ser una persona confiable no es algo que se da por sentado o que se te otorgue, sino que todos los días se siembra en la personalidad.

Un líder destaca de un jefe o encargado debido a que es capaz de inspirar y fomentar la confianza en el resto de las personas. Es una tarea que comienza con el propio ejemplo y no sólo con indicaciones u órdenes, sino que se debe promover un ambiente de mutuo compromiso, seguridad, bienestar y equilibrio para inspirar confianza.

¿QUÉ HAY QUE TRABAJAR?

En ese sentido, se deben integrar  y trabajar una serie de factores en la personalidad, acciones y decisiones que hacen de una persona confiable, así como determinados hábitos que giran en torno a la superación personal:

1. Ser fiel a uno mismo. Mantener una postura congruente respecto a tus ideales o creencias te permite ser alguien que ofrece confianza debido a que cuando se cambia de opinión según las circunstancias o conveniencias se deja de ser coherente con uno mismo.

2. Defender nuestras ideas. Ser firme en las convicciones, palabras y pensamiento ofrece seguridad y confianza al resto de las personas, de esa manera se promueve un mejor acercamiento y relación con quienes convivimos día a día.

3. Buscar ayuda. Es muy importante la autocrítica y tener un buen nivel de propia exigencia, sin embargo nadie está exento de equivocaciones, por lo que es inteligente reconocer el momento adecuado para pedir ayuda. Esto fomenta un mayor crecimiento y humildad, factores de crecimiento y confiabilidad.

4. Autoaceptación extrema. Saber valorar los aspectos positivos y cualidades propias, así como reforzarlas y estimularlas, son aspectos que conforman la autoestima, por lo que sentirse seguro de uno mismo siempre transmite seguridad.

5. Lenguaje corporal. La postura corporal influye en la forma de pensar de uno mismo y en la opinión que los demás tienen acerca de esa persona. Por ejemplo, sentarse de forma correcta es un signo de confianza en uno mismo; en cambio, sentarte encorvada refleja la inseguridad de la persona y hasta aburrimiento.

Todos tenemos dudas, porque la vida es pura incertidumbre, un salto al vacío sin red, pero personalmente pienso que hay sólo dos maneras de actuar: de buena o de mala fe.

El que actúa de mala fe sólo piensa en sí mismo, en su propio beneficio, creyendo que es una isla en el mundo y que su comportamiento no influencia a los demás, convirtiéndose en una persona que no es digna de confianza.
Existe el efecto mariposa, que es simbólico pero absolutamente descriptivo y cierto en última instancia, que dice que un aleteo de mariposa puede provocar un tifón en Japón.

Porque son tantos los aleteos de mariposas, los actos de mala fe, la mala baba, la ingenua intención de creer que nuestros actos no tienen ninguna consecuencia, que no es raro que se produzcan catástrofes emocionales.

Ser confiable exige decir siempre la verdad, no engañar a otros, actuar con honestidad teniendo en cuenta el bienestar propio y el de los demás, porque estamos todos en un mismo barco y del mundo nadie se puede bajar.

La persona confiable es estable emocionalmente, se compromete con una decisión hasta el último, aunque a mitad de camino surjan inconvenientes, porque ha dado su palabra, que tiene un valor mucho más alto que el dinero que puede perder y que cualquier contratiempo posterior.

Ser confiable exige reflexionar antes de actuar o de tomar una decisión, para asumir los compromisos con seriedad, aunque se trate de cosas que pueden parecer banales.

La persona confiable regala lo mejor de sí misma cuando actúa, asume su responsabilidad con la mejor voluntad, no tiene espíritu competitivo sino deseos de ayudar, de poner el hombro y no de colgarse las medallitas.

El que tiene confianza en sí mismo se comporta como alguien seguro y puede ser natural y espontáneo porque sencillamente no precisa estudiar estrategias para actuar.

Ser confiable es aceptar la responsabilidad de los propios actos y no buscar culpables para sentirse mejor cuando se cometen errores.

Tener confianza en uno mismo es conocer los propios límites, saber decir no puedo o no se, cuando las circunstancias lo requieran, sin sentir pérdida de autoestima, ni miedo a perder el afecto de los demás.

Aprender a ser confiable es la mejor forma de lograr elevar nuestra autoestima.

  • Psicologia Relaciones sociales

    ¿Sois personas confiables?

    La confianza es un valor fundamental para el crecimiento personal, así como una cualidad en las personas que pretender tener relaciones sociales ...
Load More Related Articles
Load More By Myren Gonzalez
Load More In Psicologia

Check Also

5 Claves Para Tener Confianza En Ti Mismo

La confianza en uno mismo no es una ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »