Uncategorized

[email protected] también le dais más al tema en verano?

El verano es la estación del año en la que se concentran las vacaciones, tenemos más tiempo libre y aprovechamos para hacer cosas que durante el año no podemos hacer: viajar, ir a la playa, tomar helados…Estamos muy activos y esa energía la usamos para salir de la rutina y disfrutar del ocio, pero no lo vamos a negar: hace calor…incluso demasiado. Estamos en una de las épocas con las mayores temperaturas registradas en la historia de nuestro país y eso produce sentimientos encontrados en lo que a sexo se refiere. Por un lado, las altas temperaturas ayudan a que nos vistamos con ropa más insinuante, más ligera y escotada y que pone más en evidencia la forma de nuestro cuerpo. Pero por otro, el sudor inevitable se hace evidente, salir a la calle  o mantenerse en lugares con escaso aire acondicionado se convierte en una pesadilla y las ganas de hacer ejercicio físico decaen si añadimos el componente calórico de dos cuerpos al juntarse.

Al hacer el amor producimos calor natural y elevamos más nuestra temperatura corporal. La excitación lleva intrínseco el aumento de la frecuencia cardíaca y el incremento del flujo sanguíneo para mejorar la posibilidad de orgasmo y unido al ejercicio físico que se necesita para la eyaculación, la temperatura puede subir varios grados y, así, generar las condiciones idóneas para la reproducción. Sin embargo, es una actividad que se realiza desnudos y que tiene un componente erótico en el que podemos utilizar el calor como herramienta a nuestro favor.
Sea como sea, podemos mejorar mucho nuestra vida sexual durante esta estación del año y los lubricantes, hielos, helados o juguetes eróticos son componentes que nos podrían ayudar a conseguirlo.

El hielo es un gran elemento a utilizar en los juegos eróticos de verano, la diferencia de temperatura entre el agua sólida y nuestro cuerpo puede producir sensaciones placenteras al fundirse con el tacto e invita a utilizar la lengua para distribuir las frías gotas por el cuerpo de tu pareja. Bajamos la temperatura pero mantenemos el componente erótico.
Igual que el hielo, los helados son bienvenidos en los juegos previos y además pueden utilizarse como excusa para iniciar el primer acercamiento. En un lugar caluroso apetece un helado, lo sacamos del congelador para tomarlo como postre y… lo terminamos usando para refrescarnos mientras descubrimos sabores cuando éste se derrite.

Existen lubricantes con efecto frío que pueden utilizarse para imitar el frescor mediante el mentol que incorporan y que pueden venirnos bien para añadir un componente más evidente, ya que supone una mejora en la calidad de la suavidad y el tacto a la vez que en la sensación térmica.

Si nos planteásemos si el verano acrecenta o limita las relaciones sexuales entraríamos en un debate complejo,  porque cada pareja y cada persona tiene una opinión sobre cuál es su estación preferida del año para tener sexo. Pero lo que está claro es que las vacaciones potencian nuestro estado de ánimo, y la playa, la piscina y los viajes idílicos nos dan pie a salir de la rutina y a tener ideas más pícaras para que, a pesar del calor, podamos disfrutar del amor.

Load More Related Articles
Load More By Myren Gonzalez
Load More In Uncategorized

Check Also

5 Claves Para Tener Confianza En Ti Mismo

La confianza en uno mismo no es una ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »