Psicologia, Relaciones sociales

Y tú….¿ Sufres el Síndrome Postvacacional?

Agosto está ya medio cumplido y cuando finalice empezará para muchos el famoso síndrome postvacacional con todo lo que conlleva.

Es duro dejar atrás los días de relajación, desconexión y ocio. El mes de septiembre se presenta para mucha gente como un «lunes eterno» y sin duda aparecen los síntomas del llamado«síndrome postvacacional». En torno a un 45% de los trabajadores en España sufren malestar físico y psicológico en el momento en el que se incorporan al trabajo después del periodo de vacaciones y esto contribuye a que su rendimiento laboral y su vida familiar y personal se vean afectadas (discusiones y problemas con la pareja o los hijos).

Este proceso de adaptación a la vida laboral se produce por romper bruscamente el ritmo de las vacaciones con la incorporación al trabajo sin hacer una adaptación paulatina. Los síntomas a nivel físico se pueden presentar en forma de cansancio, fatiga, falta de apetito, sueño, dificultad para la concentración e incluso se pueden producir molestias estomacales o musculares. Además, a nivel psicológico se puede apreciar una conducta de falta de interés, irritación, nerviosismo, tristeza o falta de motivación.

A priori los síntomas parecen comunes a todos los trabajadores cuando vuelven de un periodo de descanso, pero lo que caracteriza al síndrome o depresión postvacacional es la duración y el momento en que se presenta. Se suele producir en la primera semana de vuelta al trabajo, y suele ser pasajero; si dura más de 15 días habría que estudiar las causas más profundas que originan esa situación y podría tratarse de otra cosa.

Cómo prevenirlo

La planificación es lo más destacado para volver a incorporarse a la rutina. Cuando volvemos al trabajo hay que saber que no somos “superhéroes”, y es necesario que el trabajador se de un tiempo de adaptación. En este contexto, marcarse objetivos resulta imprescindible, hay que ponerse límites para volver a la rutina, es normal que cueste.

Además, es necesario retomar el contacto con los amigos y familiares a los que no se ha visto durante la época de descanso y tener propósitos como si de año nuevo se tratase.

La alimentación y el deporte también juegan un papel importante a la hora de volver al trabajo en septiembre. Tenemos el pensamiento de que el trabajo y las actividades agradables son incompatibles, y eso es erróneo. El deporte hace que se liberen endorfinas, lo que provoca que el estado de ánimo mejore y el estrés y la inapetencia se vean reducidos en un alto porcentaje. Hay que aprovechar los ratos de ocio entre semana y no dedicarse exclusivamente al trabajo.

Fíjate en lo positivo. A lo largo de cualquier día también nos pasan cosas buenas. Unas palabras amables, unas risas a la hora del café, una llamada telefónica de alguien que se preocupa por nosotros… Agradecer todos esos detalles nos conecta con nuestra parte más humana y nos ayuda a tomar conciencia de todo lo bueno que nos rodea.

No dejes de dedicar una sonrisa o un simple “gracias” a esas personas que hacen del mundo un lugar mejor.

 Ten paciencia. El síndrome postvacacional es pasajero. Una vez que te hayas encarrilado en tu rutina, los síntomas desaparecerán.

Load More Related Articles
Load More By Myren Gonzalez
Load More In Psicologia

Check Also

5 Claves Para Tener Confianza En Ti Mismo

La confianza en uno mismo no es una ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »